jueves, 22 de noviembre de 2007

DESDE LA CUMBRE DE CHILE

Acabo de regresar del Volcán Ojos del Salado, dicen por acá que el volcán activo más alto del mundo, y no sé si será el más alto, de lo que si estoy seguro es de que está activo, y de que expulsa fumarolas malolientes. Los 6897metros de la cumbre Chilena, la más alta, no se me presentaban nada fáciles a primera vista, dudo si en el mundo civilizado existirán parajes más apartados e inhóspitos que estos lares. Como dato estas montañas hacen frontera entre estos dos países a través de un paso de casi 5000 metros, pero que entre la última población Argentina y la primera Chilena distan más de 500 kilómetros, o sea como cruzarse media España sin ver un alma ni un sitio donde poder solventar un problema, que como no podía ser de otra manera iban a surgir con mi buen amigo “no arranco”.
Bueno, después de mi corta aclimatación en el Coipá de escasos 5000metros, en la frontera y con los guardaparque he tenido que contar alguna mentirijilla, para evitar los mil problemas (adónde vas solo, sin aclimatar, etc), así que “ vengo de hacer el Aconcagua muy bien aclimatado y quiero intentar la cumbre en un día”, parece que así era más creíble, aunque no por ello he tenido que dejar de firmar un par de documentos descargando de responsabilidad, de conocimientos necesarios, de material apropiado y un sinfín de cosas más que he rellenado a locas, previo pago de un permiso de 160 dolares. En definitiva el lunes salí a las 5 de la mañana de Fiambala, donde quedaron Reyes y los niños al abrigo de un par de buenos amigos que hemos hecho por aquí, camino del paso de San Francisco previo paso por la aduana Argentina, a unos 30 kilómetros de la frontera real y con el compromiso de desplazarme a los 150 kilómetros donde se encuentra la frontera Chilena, parece poco lógico pero creo que disputan a ver quien la pone más abajo para no soportar el dolor de cabeza. En definitiva, hay unos 150 kilómetros en tierra de nadie, y en medio el acceso a la montaña. Como cabía esperar yo entré en la montaña sin el visado Chileno, no me parecía oportuno hacer casi 500 kilómetros para buscar los sellos de entrada y salida de Chile. El paisaje por aquí es totalmente marciano, la aridez es total, el viento horrible y la sequedad del ambiente no te deja respirar, pero por otro lado es increíblemente bonito, cientos de volcanes, lagunas azules y termas volcánicas por todos lados.
Una ver en la montaña, según lo previsto fui de Fiambala hsta 5800m, y después de una noche de vómitos, terrible dolor de cabeza y frío insufrible me esperaba un día de cumbre de apretar fuerte los dientes y no mirar para arriba. Salí con pleno sol, a las 9,30 dispuesto a ir lo más rápido posible pero no con mucha confianza. Creí que a día de hoy aún no me podía sorprender a mi mismo, pero en cinco horas estaba en la cubre Chilena con muchísimo frío y viento pero con un día claro y espectacular para disfrutar de vistas fabulosas y una panorámica pal Tito. Claro que a la vuelta, después de 24 horas en el Parque, me esperaban las sorpresas, el maldito coche no arranca y echo el día entero en encontrar quien me ayude a salir de allí y llegar de noche a Fiambala, donde Reyes ya estaba algo preocupada porque es imposible la comunicación por aquí.
Partimos de nuevo, camino de la costa chilena a darnos unas vacaciones de playa.

3 comentarios:

oscar dijo...

De verdad que eres alucinante!! Vas a romper el record de hacer más cosas en menos tiempo y en las condiciones más cutres, pero en fín, ese es nuestro Paco!!!! Ánimo con las ascensiones. Un fuerte abrazo para toda la familia.

Pepe M. Marquez dijo...

Con dos cojones. Alpinismo made in spain.

begoña dijo...

Pero que bien lo pasais cabronazos. besos y abrazos desde Ferrol para vosotros y en especial a vuestro amigo japones que no me lo cuidais nada