lunes, 29 de octubre de 2007



13-10-07

La llegada a Buenos Aires no fue nada sencilla, además a última hora no encontrábamos alojamiento y fue todo in extremis. Un taxi nos dejaba delante de una puerta sin letrero alguno que nos confirmase que aquel era nuestro hostel. Finalmente fue un sitio interesante regentado por un cubano de color.
El viaje aunque duro resultó ser muchísimo mejor de lo que podíamos esperar, sobre todo con respecto a los niños que no dieron mucha lata y durmieron durante bastante rato. Fue un acierto viajar de noche y decidimos seguir la estrategia de ahí en adelante.





16-10-07

Pasamos varios días en Buenos Aires. Ciudad que nos ha parecido algo decadente, bastante sucia y difícil de transitar con la sillita, con sus calles y aceras rotas. El parque móvil es antiquísimo aunque nos comentan que después de la crisis ahora la gente empieza a tener confianza para sacar los coches buenos de los garajes o traerlos de Montevideo.
Contactamos con Luisa, hermana de Isabel, una amiga de Aranda y fue increíble, su hospitalidad y generosidad nos ha tocado hondo, aunque viniendo de una Arandina no me sorprende tanto, algo hay en nuestro poso que destella grandes dotes de generosidad.
Ella nos ofreció su casa en Punta del Este, uno de los balnearios turísticos de Uruguay, sin duda uno de los mas importantes de Sudamérica. Ante un ofrecimiento así es bastante difícil decir que no.

17-10-07

Cogíamos un buque en dirección a Montevideo por el río de la Plata. Al llegar alquilamos un coche y nos fuimos para la playa. La llegada fue espectacular, en las playas de Maldonado había espectaculares ballenas recreándonos la vista. Los niños no se lo podían creer y nosotros tampoco. Teníamos la intención de ir a Península Valdés a intentar verlas, pero parece que antes de coger rumbo al sur, decidieron esperarnos unos días y ahorrarnos un largo viajecito.
Nos instalamos en la espectacular casa de Luisa dispuesto a descansar unos días y conocer un poco el país.

22-10-07

CERRO CATEDRAL 514 m.


Después de unos días de turismo viendo leones marinos en Cabo Polonio y en Punta del Este, afrontábamos la aventura de ir al techo de Uruguay (el Cerro Catedral de 514m). Dicho así parece broma pero el día nos tenía preparadas algunas sorpresas. Primero decir que Uruguay tiene solo algo mas de tres millones de habitantes, donde casi la mitad se encuentran en la capital y es resto repartidos en pequeños y escasos pueblecitos perdidos en inmensidades verdes con millones de vacas, ovejas y caballos. Bueno la empresa no parecía muy complicada pero después de no se cuantos kilómetros de caminos el maldito cerro no aparecía por ningún lado y la gasolina llevaba tiempo en la reserva.
Llegamos, hicimos unas fotitos simbólicas con los niños en la cumbre, que como no podía ser menos, dadas las escasas montañas del lugar, era un vértice geodésico. Llegaba el momento de salir de allí y buscar la gasolinera mas cercana. Optamos por un pueblecito llamado Aiguá, que por suerte sí tenía gasolinera, y no solo eso, contaba también con una gente especialmente amable, como en todo el país por cierto. Nuestra curiosidad como docentes, nos llevó a curiosear en el colegio del pueblecito y como no me conformaba con solo acercar el hocico fui en busca de los profesores de Educación Física que somos muy corporativistas y nos gusta darle al palique. Me enseñaron todas sus instalaciones, que para lo visto en el país no estaban nada mal, y charlamos un buen rato muy agradable. Tal fue así que uno de ellos, Enrique nos invitó al día siguiente a visitar su “ESTANCIA” a unos 60 km de allí.


23-10-07

UN DÍA DE CAMPO CON ENRIQUE E ISABEL

El “campo” de Enrique e Isabel eran 700 has. de prados y bosques de eucaliptos. Nos recibió Enrique con una parrillada de cordero como mandan los cánones, aunque ya muy frío y difícil de tragar, pero después de 60 km de pistas, con cruces sin señalizar y un escueto papelillo con un croquis, como era de esperar, nos perdimos y llegamos bastante tarde, auque si a tiempo de ir a recoger a Isabel a la salida de su escuela. Curioso lugar y digno de ver. Una escuela en medio de la inmensidad de los ranchos para solamente 5 niños y cedida por uno de los vecinos. Pero aún mas curioso fue ver como dos de los niños aparejaban sus sendos caballos y subiéndose a un árbol caído se encaramaban a lomos de sus caballos para volver a sus casas. Javier no se lo podía creer, niños no mucho mas mayores que él todos los días hacían sus buenos kilómetros para ir al colegio.
La increíble hospitalidad de la pareja nos deparó un día sorprendente y de lo mas autentico. Montados en la caja de un pick-up, al mas puro estilo atracción de feria, partíamos a comprar y marcar vacas. Nada mas y nada menos que a unos 50 km de allí.
No se ni cuanto tardamos en recorrer todas aquellas pistas, ni los kilos de tierra y polvo que Javier y yo nos comimos allí atrás, pero solo de ver la cara de Javier merecía la pena.
Charlamos muchísimo y de todo, la curiosidad de ambas partes no daba respiro alguno, y el tiempo se nos hizo cortísimo y nos costó mucho despedirnos, emplazándoles a que algún día nos visitasen ellos a nosotros.

26-10-07

DE VUELTA EN ARGENTINA

Dos largos días nos ha llevado llegar a Puerto Iguazú, en Argentina. Un día en Omnibus hasta la población Uruguaya de Salto, donde en lancha cruzamos el Río Uruguay a la población Argentina de Corrientes, donde tomaríamos otro Ómnibus durante toda la noche para llegar hasta aquí. Sin duda un palizón pero los niños lo han soportado bastante bien, nosotros no tanto.
De repente la temperatura ha aumentado 15 grados y la humedad de la selva nos está ahogando.

28-10-07

LAS CATARATAS DE IGUAZÚ DESDE EL LADO ARGENTINO



El día a sido durísimo, y de no ser por la majestuosidad de estas cataratas sería insoportable. No se cuantos grados hemos podido soportar, ni la cantidad de litros de agua que hemos bebido y hemos sudado.
Hoy hemos hecho de todo. Un paseo en camión por la selva, recorrido el río, buceado bajo las cataratas y sobre todo caminado mucho, y para colmo se nos ha pinchado una rueda de la sillita.
Las cataratas te dejan impresionado y los niños a pesar del cansancio parece que mañana quieren que repitamos por el lado brasileño.

29-10-07

LAS CATARATAS DE IGUAZÚ DESDE EL LADO BRASILEÑO

Después de la paliza de ayer hoy hemos decidido tomárnoslo con mas calma, aunque el inicio no auguraba lo mejor. Nos ha costado dos horas llegar a la entrada al parque por el lado brasileño, migraciones incluidas. Pero parece que la idea de ir en el transporte público no ha sido muy buena, y para la vuelta con la niña dormida, hemos decidido tomar un taxi, y menos mal porque el calor era asfixiante.
Aquí cada uno barre para su casa y en ambos lados se empeñan en decir que es el mejor para visitar las cataratas, y la verdad es que no les falta razón, desde los dos lados son impresionantes, y si ayer las podíamos tocar, hoy las vistas panorámicas son impresionantes. En definitiva que merecen mucho la pena las dos perspectivas.
A pesar de todo estamos deseando partir ya, el calor es horrible y nos están comiendo los insectos. Javier tiene unas ronchas que le ocupan medio cuerpo.
Mañana nos vamos para Paraguay, primero a Ciudad del Este y desde allí a la capital Asunción.

1 comentario:

puerto blázquez dijo...

casi que para darnos más envidia, podías colgar alguna foto. Me alegro de que todo vaya bonito.
Besos, Puerto